martes, 7 de diciembre de 2010

EL ARTE REGIO Y SU SABIDURÍA ESOTÉRICA

Para hablar del Arte Regio o Arte Esotérico-Gnóstico es necesario señalar que todas las verdaderas formas artísticas de la humanidad siempre han estado unidas a la Religión, Ciencia y Filosofía, formando las cuatro columnas del saber.

El sentido del arte está en la búsqueda de la belleza a través de todas sus manifestaciones. El Arte es un verdadero testimonio de esta gran obra humana que llamamos cultura.

Debemos distinguir entre el Arte subjetivo que a nada conduce y el Arte verdadero o el Arte Regio de la naturaleza, fundamentado en la ley de la creación y en la ley de la organización; es decir la ley del tres (Santo Triamazikamno), y la ley del siete (Ley del Heptaparaparshinokh). Sin lugar a duda contiene en si mismo grandes verdades cósmicas.

Podemos ver plasmado el Arte Regio en todas las piezas arcaicas. En las pirámides y en los viejos obeliscos del Egipto de los faraones, en el México antiguo, entre los Mayas, en las reliquias arqueológicas de los Aztecas, Zapotecas, Toltecas, etc..., en los viejos pergaminos de China, la Edad Media, Fenicios, etc... en los jeroglíficos y en los bajo relieves del antiguo Egipto. En las pinturas y esculturas de Miguel Ángel, en la Gioconda de Leonardo Da Vinci, en la música de Beethoven, de Mozart, Wagner, en todas las obras de la literatura universal: "La Iliada y Odisea” de Homero, “La Divina Comedia” de Dante y en muchas otras.

Encontramos la enseñanza Esotérica-Gnóstica en cada una de todas estas obras mencionadas. Existen en ellas evidentes mensajes dirigidos a impactar y promover inquietudes a la conciencia.

Dante


A través de los tiempos el ser humano se ha ido volviendo cada vez más y más materialista y sus sentidos se han ido deteriorando y atrofiando. Nos dice el Maestro Samael Aun Weor, que en la antigua Babilonia existía una escuela dedicada a estudiar todo lo relacionado con el olfato, y tenían un lema que decía: "Buscar la verdad en los matices de los olores obtenidos entre el momento de la acción en descomposición cálida”. El sentido del olfato extraordinariamente desarrollado de estos alumnos les permitía descubrir muchas cosas inaccesibles hoy en día para nosotros. Había otra escuela muy interesante, era la Escuela de los Pintores, su lema era: “Descubrir y elucidar la verdad, sólo por medio de las tonalidades existentes entre el blanco y el negro”. Los afiliados a esta escuela podían utilizar normalmente y sin dificultad alguna más de mil quinientos matices de color gris.

Desde el periodo babilónico hasta nuestros tiempos, los sentidos humanos se han ido deteriorando gradualmente.

Las Danzas Sagradas eran verdaderos libros informativos que transmitían deliberadamente ciertos conocimientos cósmicos trascendentales. Los Derviches Danzantes no ignoraban las siete tentaciones mutuamente equilibradas en los organismos vivientes. Los danzantes conocían las siete partes independientes del cuerpo y sabían muy bien lo que son las siete líneas distintas del movimiento. Cada una de las siete líneas de movimiento posee siete puntos de concentración dinámica.

Derviches

Los danzarines de Babilonia, de Grecia y Egipto, no desconocían que todo esto cristalizaba en el átomo bailarín y en el planeta gigantesco que danza alrededor de su Centro de Gravitación Cósmica. Si observáramos todos los movimientos de los siete planetas de nuestro sistema solar alrededor del sol, descubriríamos el secreto de los Derviches Danzantes. Realmente imitaban a la perfección todos los movimientos de los planetas alrededor del Sol. Actualmente, todavía podemos apreciar en algunas zonas de Turquía las manifestaciones de estas danzas sagradas que han ido quedando a través de los tiempos.

Las danzas sagradas de la época de Egipto, Babilonia, Grecia, etc..., van aún más lejos, y transmitieron tremendas verdades cósmicas, Antropogenéticas, Psico-Biológicas, Matemáticas, etc... Cuando en estas culturas empezaron a manifestarse los primeros síntomas de ateísmo, escepticismo y materialismo, la pérdida de las facultades en los cinco sentidos se acusó notablemente.

Hoy en día, en el Arte objetivo y la espiritualidad han desaparecido por completo, ya no aparece latente la ley del Siete y mucho menos el Drama Cósmico. Se desconoce totalmente el sentido de las Danzas Sagradas de los Antiguos Misterios. Esta pérdida del sentido de los Valores Transcendentales nos ha llevado a realizar un arte muy superficial, muy poco profundo y degenerado.

En otros tiempos, los sábados era el día del teatro, el día de los misterios, entonces se representaban Dramas Cósmicos maravillosos. Por medio del drama transmitían altos valores dirigidos a la conciencia. Entre los dramas el más antiguo es el del Cristo Cósmico, el cual encierra una gran enseñanza esotérica profunda. Como contrapunto, vemos que actualmente el teatro marcha por unos senderos muy diferentes. En las obras ya no se aprecian valores dirigidos a la conciencia, casi todo va dirigido al ego. La mayoría de las obras van cargadas de una acusada dosis de ira, violencia, adulterio, etc..., dejando atrás definitivamente los mensajes dirigidos a la conciencia, basados en las leyes cósmicas de la naturaleza.

La música era otro elemento importantísimo dentro del arte y no olvidaban la fuerte influencia que ejercía sobre el ser humano. Ellos sabían combinar los sonidos en forma inteligente para provocar en cada uno de los centros psíquicos humanos impulsos distintos.

Mozart

Está comprobado que ciertas notas pueden producir alegría en el centro pensante, otras pueden producir pesar en el centro emocional y por último otras pueden producir religiosidad en el centro motor.
Realmente, jamás se ignoró en la antigüedad que el conocimiento íntegro sólo puede adquirirse con la actividad de todos los centros psíquicos, un solo centro, jamás puede dar información completa.
La danza sagrada y el Drama Cósmico sabiamente combinados con la música servían para transmitir tremendos conocimientos arcaicos de tipo cosmogenético, psico-biológico, físico-químico, etc...

No debemos olvidar la escultura, ésta fue grandiosa, también en ella se vio plasmada verdadera documentación esotérica para el ser humano. Encontramos esta información en la escultura de todas las grandes civilizaciones como: México antiguo, Grecia, Egipto, etc... Recordemos la Esfinge de Egipto, en ella vemos reflejados los cuatro elementos de la Naturaleza: agua, tierra, aire y fuego. El agua está representada por la cabeza, la tierra por las patas traseras del toro, el aire por las alas de águila y el fuego por las patas delanteras del león.

Piedra del Sol


También encontramos la escultura entre los Aztecas, no olvidemos la piedra del Sol, un monolito de basalto de 25 toneladas de peso, y de 360 cm. de diámetro que equivalen a los 360 grados del zodíaco. En esta obra de escultura se ve reflejada una síntesis de Religión, Filosofía, Ciencia y Arte, de esta maravillosa cultura. Entre los Aztecas ésta piedra se le llamaba “Cuauhxicalli”, que significa casa del águila.

Después de la Segunda Guerra Mundial nació la Filosofía existencialista y el Arte existencialista. A partir de entonces el arte se vuelve totalmente subjetivo y ya no se aprecian los valores espirituales, el conocimiento espiritual dirigido a la conciencia.

Esta falta de espiritualidad en el Arte es reflejo de la cultura actual que nos permite observar el estado tan materialista en el que se encuentra nuestra civilización actual.

Con esto podemos ver claramente que el Arte subjetivo está totalmente desligado de la Mística, Ciencia y Filosofía, a diferencia del Arte Regio de la Naturaleza o Arte Esotérico-Gnóstico que se encuentra totalmente integrado dentro de los cuatro pilares del Saber.

Nos interesa su opinión, escriba su comentario.


13 comentarios:

  1. Laura Justamante08 diciembre, 2010

    Este artículo me ha impresionado por la gran cantidad de iluminación que me ha dado sobre el tema del arte.

    ResponderEliminar
  2. Me emociona mucho conocer la profundidad del arte objetivo.

    ResponderEliminar
  3. Esto si que es arte, uno de los pilares del auténtico conocimiento y no la basura que nos quieren vender.

    ResponderEliminar
  4. Los cambios producidos en los conocimientos humanos durante su existencia parecen inreibles pero demuestran la involución de esta humanidad.

    ResponderEliminar
  5. anto bolonero ancestral26 diciembre, 2010

    para que luego vayan diciendo por ahi que no vale la pena estudiar las culturas ancestrales.

    ResponderEliminar
  6. En las obras de arte ya no se aprecian los valores ahora casi todo va dirigido al // EGO//

    ResponderEliminar
  7. ANONIMO BOLONERO06 enero, 2011

    MUCHAS GRACIAS POR EL BLOG. ES MARAVILLOSO.

    ResponderEliminar
  8. observando el arte a lo largo de los siglos en las diferentes culturas nos damos cuenta que habia un contacto con la naturaleza y con la divinidad, hoy ese arte ha desaparecido casi por completo pues lo que hay hoy dia es cualquier cosa menos arte. Recuperemos el verdadero arte para poder expresarlo
    Akuario13

    ResponderEliminar
  9. Gracias por publicar esta entrada... me está sirviendo mucho para mi trabajo de Historia.

    ResponderEliminar
  10. homo bolonensis27 enero, 2011

    gracias por los contenidos, me estan sirviendo para aclarar muchos conceptos.

    ResponderEliminar
  11. homo bolonerensis28 febrero, 2011

    la verdad, no puedo estar mas agradecido por este regalo del cielo.

    ResponderEliminar
  12. homo bolonenensis20 marzo, 2011

    cada vez que entro en el blog es como si entrara a un museo. es lo bueno que tiene esto, que teneis material de todos los pueblos y culturas.
    cuanto mas leo mas quiero. en fin gracias.
    un saludo peña.

    ResponderEliminar
  13. Sencillamente extraordinario, ni más ni menos, lo justo. La misma degeneración del ego pide observarse plasmado en este gran pilar, no por ello debemos sucumbir.

    ResponderEliminar